La luz domina el edificio Be Open en París

DSC 5313 low

Buque insignia del nuevo conjunto de edificios del barrio parisino de Austerlitz en la ZAC («Zone Amenagement Concerté», zona de remodelación concertada) Paris Rive gauche, el inmueble Be Open, de estética muy contemporánea, se distingue por sus paredes que centellean gracias a las formas ondulantes de sus celosías.

En la fachada, un juego permanente de formas que evolucionan con el paso del día en función del sol; en el interior se ha dado preferencia a la transparencia y la luz natural. El dominio del confort visual y térmico resultó igualmente primordial para este edificio que acoge la sede de la Metrópolis del Gran París. Una necesidad técnica y una exigencia de perfecta integración en las fachadas a la que el diseño de tejidos para la protección solar de Mermet ha sido clave.

La luz en común

Ya sea mate, satinado, centelleante o evanescente, este inmueble de 8.700 m2 de oficinas y 600 m2 de comercios en la planta baja opta por un sistema de ventanas en banda que alterna alféizares macizos y ventanas corridas en cada uno de sus siete pisos para optimizar el acceso a la iluminación natural y permitir que todas las oficinas se beneficien de una luz directa.

Este principio ofrece una gran ventaja a la luz diurna en términos de autonomía y permite garantizar unos consumos energéticos reducidos. Todos los bastidores de la fachada se abren durante el día, permitiendo así la ventilación natural de las oficinas. Además, todas las fachadas expuestas a la radiación solar disponen de estores exteriores enrollables conectados a la gestión térmica del edificio.

DSC 5384 low

La cobertura mediante una mantilla de tubos de aluminio esmaltado en blanco, que juega un papel complementario en términos de protección solar, genera un volumen virtual ondulante como una nube de metal y aporta profundidad y sombras esparcidas.

Para conservar toda la fuerza de esta fachada, muy presente, no se han querido añadir otros elementos gráficos: la perfecta integración de los estores resultaba esencial… Inicialmente se pensó en una combinación de colores pero finalmente se eligió un color gris por su discreción y neutralidad. De este modo se instalaron en las 4 fachadas un total de 866 estores verticales enrollables Solozip® de Griesser (1.80 x 1.35 m), muy resistentes al viento. Al evitar que en verano el calor penetre en el edificio, el tejido Satiné 5500 protege los espacios de trabajo y ofrece una protección solar óptima.

DSC 5363 low

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *