Los toldos del casco histórico de Lorca consiguen rebajar la temperatura hasta 15 grados

El Ayuntamiento pretende ampliar este sistema de sombra a más calles comerciales durante los meses de verano.

Los toldos instalados durante el verano en la Corredera y varias calles adyacentes consiguieron rebajar la temperatura del suelo entre 10 y 15 grados con respecto a las zonas no protegidas con este sistema de sombra. Así se desprende de las mediciones realizadas mediante sensores colocados bajo el pavimento, que este lunes hizo públicas el concejal de Medio Ambiente, José Luis Ruiz. Según explicó al diario La Verdad, estas sondas detectaron una diferencia térmica en el suelo de hasta 20 grados en los días más calurosos. El descenso de la temperatura se apreció también tras la puesta de sol al estar el pavimento más fresco.

Según los muestreos, la temperatura ambiente bajo estas lonas fue cinco grados inferior de media entre mayo y octubre y en los días de más calor, cuando se registraron máximas por encima de los 40 grados, se consiguió reducir hasta en nueve grados la temperatura de la calle. La colocación de los toldos forma parte de una acción experimental del proyecto europeo Life Adaptate contra el cambio climático. Este programa financia la mayor parte de la inversión necesaria para desplegar los 1.500 metros cuadrados de toldo que en los dos últimos veranos han cubierto las principales calles peatonales del casco histórico.

 

También en invierno

Esta experiencia piloto concluirá en el próximo verano, pero ya ha comenzado a testarse su eficacia para reducir el calor urbano en zonas de gran radiación solar como Lorca. El segundo de los objetivos del proyecto es favorecer, con soluciones económicas y sostenibles, la vida comercial en pleno estío en calles sin sombra natural como es el caso de la Corredera.

El verano pasado estos toldos se instalaron por primera vez en Lorca Plaza a petición de los locales de restauración con terrazas en ese enclave. En este caso las cubiertas textiles no se han retirado para comprobar los beneficios de este sistema también durante el invierno, añadió Ruiz.

Además de los estudios de campo, la utilidad del sistema de toldos se ha verificado mediante encuestas entre la población y entre los sectores de la hostelería y el comercio, por lo que el consistorio mantiene en estudio su ampliación a otras calles. En la web del Consistorio se puede cumplimentar una encuesta sobre la incidencia del proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *