Lorca contará con toldos para luchar contra el calor en verano

El Ayuntamiento de Lorca, con fondos propios y de la Unión Europea, instalará toldos en algunas de las principales calles peatonales del casco histórico, con el objetivo de mitigar el calor durante el verano en las horas centrales del día y favorecer la actividad del comercio y la hostelería en esos puntos.

Los toldos, que en su conjunto tendrán una superficie textil de 1.500 metros cuadrados, cubrirán de mayo a septiembre las calles Corredera, Pío XII, Alporchones, General Eytier y una sección de Álamo, algunas de las más transitadas del casco histórico.

Saturnina Martínez, la concejala de Urbanismo, ha explicado que se trata de una medida destinada a reducir los efectos de las olas de calor mediante «corredores de sombra» en zonas de paso de particular concurrencia o recorridos clave dentro del entramado de la ciudad, como estas vías de carácter comercial y turístico.

Los toldos se fabricarán con membranas tensadas, de tejido ignífugo de color claro, que permitirá el paso de la lluvia en el caso de que se produzca y que, por su composición evitará el «efecto vela» en caso de viendo.

Su montaje se realizará entre fachadas, sin mástiles intermedios, con sujeciones ancladas a los edificios a la altura del segundo piso, ha precisado la concejala.

Se ha elegido esa altura para no ocultar la perspectiva del castillo de la ciudad desde algunas de estas vías y el ayuntamiento se encuentra en la fase de solicitud de autorizaciones a las comunidades de propietarios para su instalación.

Martínez ha indicado que la colocación de estos toldos había sido demandada por los comerciantes de esta zona de la ciudad y ha señalado que parte de la financiación (180.000 euros de los 327.000 que costarán) procederá de la iniciativa europea ‘Life Adaptate’, a la que han solicitado subvenciones.

Esa estrategia europea pretende diseñar una metodología común para los planes de acción de energía sostenible y clima, una herramienta clave que contiene todas las acciones y estrategias de los ayuntamientos para luchar contra el cambio climático.

La vertiente europea del proyecto permite convertir a Lorca en un laboratorio en el que testar la utilidad de estos toldos para reducir el calor en la vía pública, en comercios y en viviendas en altura (al evitar la reverberación de la temperatura del suelo).

Se realizarán mediciones sobre la reducción de la temperatura estival conseguida con este mecanismo y sobre su incidencia en la reducción del usos de los sistemas de climatización en comercios, restaurantes y viviendas.

Además se evaluará si estos toldos son rentables desde el punto de vista del comercio al permitir un aumento del tránsito de personas por las calles en las horas centrales del día en momentos de elevada radiación solar y altas temperaturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *