Innovación mexicana en arquitectura flexible aplicada a la protección solar

A través del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de México apoya la creación y desarrollo de nuevos herrajes para la industria de la construcción, específicamente en el área de tenso-estructuras y cubiertas de membranas ligeras.

La empresa Hyparch, con sede en Guadalajara (México) se dedica a la arquitectura flexible, término que utilizan para conjuntar aspectos de la arquitectura textil, como las tenso-estructuras y cubiertas, así como estructuras basadas en materiales innovadores como el bambú. Esta firma está creando un nuevo sistema de anclaje para esta pujante industria que en especial en México se está desarrollando de una forma muy intensa.

Ramírez Zamora, director de Hyparch, afirmó que el herraje que se está elaborando —encargado de conectar la lona o membrana con la estructura metálica portante— conllevará mayor practicidad en la obra al optimizar costos, aumentar la resistencia de la pieza y ofrecer una estética más limpia.

En el mercado actual la mayoría de los herrajes utilizados en la industria son de origen chino, estadounidense y europeos, por lo que los tiempos de entrega son prolongados. Al producir herrajes en el país norteamericano este periodo de espera prácticamente desaparece.

Los herrajes en cuestión son únicos en aquel país, diseñados enteramente por arquitectos e ingenieros mexicanos. Constan de tres piezas elaboradas en acero galvanizado y hay planes de elaborar una versión en acero inoxidable, y son aptos para ambientes extremos de salinidad y otros agentes corrosivos y de alto desgaste.

Ramírez Zamora, a su vez catedrático del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) Campus Guadalajara, señaló que esta universidad también ha colaborado en el diseño del producto, en la parte de modelos matemáticos y simulaciones virtuales. Liliana Andrea Peñuela, titular del departamento de investigación y desarrollo tecnológico de la empresa señaló que existe una alta exigencia para hacer un producto novedoso: “nuestra idea es hacer un herraje diferente, porque la mayoría de los herrajes que utiliza la industria son importados y los que son fabricados aquí en México son de muy baja calidad o improvisados, que no permiten cierta adaptación en el campo”.

En este momento, Hyparch se encuentra en la etapa de control de calidad, sometiendo el dispositivo a pruebas de fatiga para garantizar su durabiliad. El herraje está en proceso de patente y será lanzado al mercado en 2016.

Aunque la manufactura de las piezas será realizada en una primera etapa por una empresa externa, Hyparch tiene dentro de sus metas a medio plazo construir una planta propia, a fin de “fomentar el desarrollo y la economía nacional con un producto bastante competitivo”, señaló Ramírez Zamora.

La empresa ha hecho trabajos —además de en la zona metropolitana de Guadalajara— en varias regiones del país (Veracruz, Nayarit, Baja California Sur, Nuevo León y Chiapas), en desarrollos hoteleros, residenciales y centros comerciales, así como para el sector público.

Los creadores del producto tienen dentro de sus proyectos de futuro desarrollar un ancla de características similares al herraje ya elaborado para conectar el poste con la cimentación. Y del mismo modo desarrollar sistemas integrales de instalación patentados para este tipo de cubiertas, incluyendo el diseño de herramientas y manuales especializados e impulsar la investigación en temas de hidrogeología, cimentaciones y nuevos materiales, entre otros.

El empresario comentó que aunque es licenciado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), encontró su verdadera vocación cuando se desempeñaba como becario en la Facultad de Arquitectura. “Desde que llegué al laboratorio (de estructuras), fue algo que me gustó mucho. Fue una especie de amor a primera vista con el área. Hay cosas en la vida que te llaman y cuando entré al laboratorio del doctor Oliva supe que me tenía que dedicar a esto. Es un tema de pasión. En Hyparch es un común denominador trabajar en algo que nos gusta y apasiona”, dijo.

Con el tiempo, Ramírez ha fundado Hyparch, bajo la premisa de “crear espacios de convivencia” con el objetivo de que cualquier cubierta tiene la finalidad de albergar personas ya sea en modo de vivienda o en modo laboral lo importante, dice, “es que disfruten más lo que están haciendo en un espacio dotado de las mejores condiciones posibles”. Actualmente está está finalizando un máster de cubiertas de membranas ligeras en la Universidad Técnica de Viena, (Austria).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *