Martes 5 Julio 2022

X Madrid: revolucionario nuevo centro comercial en Alcorcón

 www_coda-office_com-xmadrid.jpg

Como siempre ocurre, nada se destruye, sino que se reinventa para que todo siga, de alguna forma, igual. Y eso es lo que está sucediendo en todo el mundo desde comienzos de la primera década del siglo XXI. Los centros comerciales se están reinventando. Y es lo que ha hecho el antiguo espacio de Alcorcón, donde ahora se ubica el nuevo y flamante X Madrid, reinventarse al 100%.

A estos nuevos espacios de ocio y comercio solo les falta encontrar un concepto claro que les quite la caspa asociada a la idea de "centro comercial" y defina bien la propuesta de estos innovadores espacios.
La X creo que viene por lo de eXperiencias. Esa es la clave para competir con los mundos digitales, ofrecer experiencias a los visitantes más allá de la oferta comercial. Una de las diferencias de X Madrid frente a otros centros comerciales convencionales, es que estos destinan un 70% del espacio al retail y un 30% a las experiencias. En el caso X Madrid, estos datos se invierten. Un 60% de experiencias frente a un 40% de retail.

La segunda sorpresa es el espacio en sí mismo. Por fuera parece una construcción futurista de otro planeta. Llama la atención desde la entrada del parking, amplio, transpirable, y con muchas plazas reservadas a los coches eléctricos.

Este proyecto lo ha llevado a cabo Merlin Properties Socimo, S.A., la mayor compañía inmobiliaria cotizada en la Bolsa española, con una capitalización de aproximadamente 6.100 millones de euros. Su área de negocio consiste en la adquisición y gestión de activos terciarios en la península ibérica.

 

 

 

Una cubierta icónica
La cúpula X-Madrid es un referente en el paisaje metropolitano de Alcorcón y el icono de la rehabilitación del centro comercial. Para la cubierta del espacio exterior principal del recinto se diseña una forma explícitamente entusiasta, recogiendo la actividad de una plaza pública que se proyecta diáfana, permeable a la brisa y luz tamizada: un Ágora Metropolitana

Este nuevo poste de centralidad está realizado con una estructura poligonal de vigas de acero y cubierta con membrana de 75 metros de diámetro en planta y una altura libre de 25 metros, ofreciendo una estética tecnológica orientada al espectáculo alejada de la imagen plástica tradicionalmente asociada a los centros comerciales. La superficie continua es una membrana formada por 19 cónicos tensados por mástiles flotantes y un perímetro sinuoso continuo tensado por cables.

La estructura poligonal de vigas aumenta la valencia de sus nodos a medida que se acerca a los soportes y se acerca globalmente a un casquete esférico que incluye una viga en voladizo que funciona como una correa y extiende la membrana a modo de galpón recogiendo a los visitantes de los edificios perimetrales.

 

 

x-madrid-moñita.jpeg

 

La opción arquitectura textil
El antiguo edificio se caracterizaba por una plaza circular que, en cierto modo, condicionó la construcción de esta cúpula. "En el ámbito de los centros comerciales, donde los espacios son muy grandes, existe cierto respeto a la sensación de vacío y de espacio desnudo si no hay la suficiente afluencia de público. La cubierta ayudaba a evitar esa sensación. Además, desde un principio, el centro nació con la vocación de acoger eventos en la plaza del centro comercial. Metrovacesa tenía la experiencia de la cúpula de Las Arenas de Barcelona, de Richard Rogers y Alonso Balaguer, el 'disc', que ha generado buenos rendimientos económicos como sala de exposiciones, eventos y espectáculos. En el caso de X-Madrid necesitábamos una cúpula que estuviera a la altura de la instalación", explica Esteban Becerril, uno de los socios de B+R Arquitectos Asociados .

A pesar de que se barajaron varias opciones para la cubierta, la opción del textil siempre estuvo sobre la mesa, porque presentaba ventajas en cuento a ligereza y costes. Se desarrollaron varias propuestas de diseño hasta llegar a la solución instalada, la cubierta de conoides y paraboloides. "El diseño fue evolucionando desde la idea inicial hasta lo que es hoy y, sin duda, es uno de los puntos fuertes del centro", afirma Becerril.

"El proceso de construcción de la cúpula fue complicado, porque tuvimos que hacer una cimbra con unos pilones grandes para sujetarla. Sobre esos pilones se alzó la estructura metálica que le da su peculiar forma y finalmente se instaló la lona. El sistema de recogida de aguas de la cubierta se hace por el interior de esas pilonas. Debido a sus condiciones, la cubierta excedía las normativas, por lo que hicimos un modelo calculado por la ingeniería Arenas que enviamos a Toronto para ensayarlos en un túnel de viento", indica Ramón Ramírez, otro de los socios de B+R Arquitectos Asociados.

El proyecto de remodelación del antiguo centro comercial Opción en Alcorcón incluía la cubierta de una gran zona exterior que se dedicaría a la restauración mediante una gran cúpula hecha con arquitectura textil. Toldos Moñita ha sido la empresa encargada de la ingeniería de detalles como de la fabricación y la instalación de las membranas textiles.

 

 

 

 

El nuevo X-Madrid estaba diseñado para ser un referente tanto en el mundo de la arquitectura textil como en el de los centros comerciales en general. Una estructura como esta, de 80 metros de diámetro sustentada únicamente por 11 pilares en forma de "V" y aproximadamente 30 metros de altura sobre el suelo no pasa desapercibida, y sería el centro de atención de todas las miradas desde su inauguración.

La realización de la cubierta implicaba una gran complejidad desde el punto de vista técnico, no solo por su tamaño sino también por el necesario y minucioso estudio de detalle. Moñita fue la empresa especializada en arquitectura textil encargada tanto de la ingeniería de detalles como de la fabricación y la instalación de las membranas textiles.

El proceso de diseño se llevó a cabo durante más de un año en una colaboración estrecha entre el equipo de arquitectos y el departamento técnico de Moñita, llevando a cabo numerosas reuniones para llegar a definir los detalles de la compleja estructura. Incluso se llegó a realizar una maqueta a escala 1:1 de uno de los conoides que componen la cúpula. En este prototipo se probaron fielmente tanto el sistema de montaje como su tensado.

El tejido propuesto por Moñita fue el Precontraint 1202 S2, de Serge Ferrari. Este tejido de poliéster recubierto de PVC tiene un tratamiento superficial de PVDF que protege frente a los agentes externos además de mejorar su longevidad y su mantenimiento, ya que la suciedad no se adhiere al tejido. Además de cumplir los exigentes requerimientos estructurales, posee una gran translucidez, lo que hace que la cubierta sea muy luminosa durante el día.

Los conoides que la componen son de 3 formas diferentes. El más pequeño tiene base triangular, el mediano romboidal, y los mayores son de base hexagonal, en la parte alta de la cúpula. Cada conoide tiene un mástil central y cables en la parte inferior que cuando se tensan lo empujan hacia arriba donde está enganchada la lona. Es un sistema llamado tensegrity, donde solo hay elementos a tracción y a compresión (no hay momentos flectores).

Los mástiles dejan en su parte superior un gran óculo, de dos metros de diámetro, que se tapa mediante una lámina de ETFE. Este material proporciona una alta transparencia (además de una excelente durabilidad) haciendo que cada uno de los conoides se convierta en una gran lámpara que ilumina el interior de día, a la vez que está protegido frente a las inclemencias meteorológicas.

Si los conos que componen la cubierta son espectaculares, más aún es la membrana tensada perimetral de más de 2000 metros cuadrados que, aunque esté dividida en 12 secciones, se comporta estructuralmente como una gran membrana tensada única. Tiene forma de crestas y valles, anclándose todos los cables a la misma altura en el perímetro exterior, mientras que en el interior va alternando puntos altos con puntos bajos. Toda esta cubierta perimetral, una vez anclada y sujeta, se tensaba desde el suelo mediante unos cables auxiliares, gracias a la inclusión de unas poleas en la estructura.

El equipo técnico de Moñita, una vez finalizada la instalación de las membranas, realizó un exhaustivo informe sobre la ejecución de las membranas, en el que se analizaba tanto la tensión que posee cada cable de la estructura como la forma adquirida por las membranas. Para ello, se utilizaron los métodos más avanzados que existen en el mercado para medir la tensión de los cables, así como un levantamiento topográfico tanto de la estructura como de las membranas.

Una cubierta inspirada en la aurora boreal

 

Shell Place, en MacDonald Island Park, en Fort McMurray, Alberta, es el centro social y de ocio más grande de Canadá. Además del Nexen Energy Stage y el equipamiento del estadio, Shell Place incluye un centro de béisbol / softball, un centro de conferencias y un parque comunitario.

La estructura de la cubierta de PTFE Birdair de aproximadamente 2.800m2, con vistas al escenario y a la pista de hielo Molson, se ha convertido en una característica ampliamente identificada con el proyecto de Shell Place. La función de la cubierta, diseñada para imitar las ondulantes auroras boreales, crea un importante icono visual que se ha convertido en el núcleo de la comunidad en cuanto a eventos y celebraciones.

Fuera de esta colaboración Mundial
Architecture: ATB, 360 Architecture y Clark Builders trabajaron para completar este proyecto. Sin embargo, necesitaban algo especial para hacer del Nexen Energy Stage, un escenario bello, único y resistente a la intemperie, por lo que se dirigieron a Birdair, experto en estructuras tensadas personalizadas, para diseñar y construir esta cubierta icónica. La estructura, inspirada en las auroras boreales, se ha hecho de membrana de PTFE con fibra de vidrio, con una estructura de soporte de acero.

Mirar hacia el cielo
La atractiva estructura de PTFE crea un acogedor espacio abierto, que cobrará vida por la noche con su espléndido juego de luces y la animación de los aficionados. El gerente de proyecto de Birdair, Michael Grant afirmó que "la membrana de PTFE de fibra de vidrio se utiliza para crear atractivas estructuras icónicas, que también son duraderas y funcionales. El PTFE es un producto versátil, eficiente energéticamente y que ahorra dinero a largo plazo".

Totalmente diferente de otros materiales de construcción tanto estética como funcionalmente, esta combinación de características físicas y geométricas poco comunes convierten estas estructuras de membrana en icónicas. Las formas de estas cubiertas de tejido son curvadas entre elementos de soporte de una forma que el flujo de fuerzas de tensión se distribuye dentro de la membrana. Con la excepción de las estructuras hinchables, estas curvaturas son anticlásticas.

Las formas curvas de las estructuras tensadas poseen un dramático atractivo y una enorme capacidad de extensión. Este potencial visual y su envergadura son particularmente apropiados para recintos dedicados al entretenimiento como el escenario Nexen. Transforman un espacio para actuaciones musicales en una impresionante obra arquitectónica que refleja el energético ambiente de los conciertos.

El medio ambiente y el presupuesto
Las estructuras textiles no son solamente atractivos visualmente sino también sensibles al medio ambiente y económicamente competitivas. Además, las membranas de PTFE de fibra de vidrio reflejan el 73% de la energía solar, y ciertos tipos de fibra de vidrio de PTFE pueden absorber el 14% de la energía del sol al tiempo que permiten el paso de un 13% de luz natural y el 7% de la re-radiada energía (calor solar), a través la membrana.

La membrana ligera también proporciona una solución rentable que requiere menos acero estructural para soportar el tejado o la fachada, lo que permite largos espacios libres de columnas. Además, la membrana ofrece a los propietarios de edificios reducidos costes de construcción y de mantenimiento en comparación con los materiales de construcción tradicionales.

jad-sylla-photographe-architecture-wilmotte-grand-palais-1379.jpg

 

El Grand Palais Éphémère es un edificio temporal destinado a albergar los principales eventos artísticos, culturales y deportivos del Grand Palais durante sus obras de renovación. Ubicado en el Champ-de-Mars de París, este efímero edificio albergará también los eventos olímpicos de los juegos de 2024. Un proyecto único, diseñado por Wilmotte y la ingeniería de la agencia Chabanne, caracterizado por su modularidad, la preservación del patrimonio existente y un tiempo de montaje optimizado. Además presenta un techo curvo que se hace eco de las estructuras de las Exposiciones Universales.

La construcción de la estructura corresponde a la compañía de Lleida IASO, una pequeña empresa surgida hace treinta años para la fabricación de toldos y parasoles, que en los últimos años se ha erigido como referencia internacional en el sector de la arquitectura textil.

La cubierta, que fue diseñada y construida la sede central de la compañía, se compone de distintos materiales como membranas envolventes hechas a partir de materiales como el PVC o láminas ETFE transparentes.

El proyecto se afirma como un modelo de infraestructura temporal pero no obstante sostenible. La reutilización del edificio fue de hecho uno de los principales desafíos del proyecto: "No fue posible diseñar un edificio de esta escala para una vida útil de solo 4 años", explica Benoit Bautheney, gerente de proyectos de TCE en Chabanne Ingeniería.