Lunes 25 Marzo 2019

La importancia de la luz natural en la calidad del sueño

Los expertos aseguran que el inminente cambio de hora puede tener efectos adversos en nuestra salud, ya que desregula el ritmo circadiano, el reloj molecular interno que mantiene el cerebro y cuerpo sincronizados con el sol.

Solo 1 de cada 2 españoles (54%) afirma que la calidad de su descanso puede verse influida por la luz natural, según se desprende de un informe internacional llevado a cabo por la compañía danesa VELUX en 14 países, con motivo del Día Mundial del Sueño. Estos datos posicionan a los españoles ligeramente por debajo de la media global, situada en el 55%, siendo italianos (62%) y eslovacos (61%) los más concienciados sobre esta realidad.

Según el Dr. Alejandro Iranzo de Riquer, neurólogo y presidente de SES (Sociedad Española del Sueño), "uno de los pilares fundamentales de la salud es dormir adecuadamente las horas necesarias y mantener un ritmo regular del ciclo sueño-vigilia. El control del sueño corre a cargo de un reloj interno situado en el cerebro que depende de factores externos como la temperatura y la luz. La luz natural tiene una gran importancia en la regulación del reloj interno y de que tengamos un ritmo sueño-vigilia ordenado y estable".

Por su parte, Elena Arregui, Directora General de VELUX en España, afirma que "este estudio pone de manifiesto que los españoles no son del todo conscientes de la relación entre luz natural y sueño, y de la importancia de disfrutarla durante el día y protegerse de ella en el momento de dormir. Una pequeña cantidad de luz por la noche hace que nuestro sueño pueda verse perturbado. Sin embargo, durante el día, la luz natural se convierte en aliada de nuestra salud. Llegar a la cama habiendo recibido la suficiente luz natural durante el día ayudará a conciliar mejor el sueño".
Para lograr un descanso óptimo, en la preparación de una habitación se recomienda disponer de aislamiento lumínico, térmico y acústico, con lo que las fachadas y cerramientos de los hogares juegan un papel fundamental. Además, gracias a las nuevas tecnologías existen soluciones inteligentes que ayudan a tener un control sobre la relación de los espacios interiores con el exterior y aumentar la calidad y salubridad del hogar.

 

El cambio de hora perjudica nuestra salud

El inminente cambio de hora puede tener efectos adversos en nuestra salud, ya que desregula el ritmo circadiano, el reloj molecular interno que mantiene el cerebro y cuerpo sincronizados con el sol, es decir, indica al cuerpo cuándo es la hora de despertarse o de irse a dormir.

La Sociedad Española de Sueño aconseja que lo más conveniente para la salud es que exista un horario estable sin cambios durante el año y mantener de forma permanente el horario de invierno (GMT+1). Con ello se consigue una mayor exposición a la luz solar durante la franja horaria laboral y escolar más habitual (de 8.00 a 17.00 horas), especialmente en las primeras horas de la mañana.

Esto facilita mejorar el rendimiento intelectual, una mejor calidad de vida y ayuda a disminuir la aparición de enfermedades cardiovasculares, obesidad, insomnio y depresión. El horario de invierno sería el más beneficioso para la población, especialmente para los grupos más sensibles a los cambios de horario y a padecer trastornos del sueño y de la salud, como son los niños y las personas de edad avanzada.

En este sentido, el Dr. Alejandro Iranzo de Riquer afirma que "el cambio de horario, aunque sea de una hora, altera el tiempo de exposición al sol durante el día y desequilibra al reloj interno, que tarda varios días en volverse a ajustar. Es necesario promover una mayor exposición a la luz natural cuando la mayoría de las personas están trabajando o aprendiendo en la escuela. Esto es lo que ocurre durante el horario de invierno (GMT+1) en contraposición con el de verano (GMT+2)".

 

'The Indoor Generation' y el futuro de los edificios: la casa circadiana

Según la OMS, las personas pasan de media el 90 por ciento de su tiempo en interiores, para la mayoría de ellas el único momento en el que reciben luz natural y aire fresco entre semana es en el trayecto al trabajo o la escuela. Sin embargo, muchos no son conscientes de los riesgos asociados a este estilo de vida. De hecho, un estudio realizado por neurocientíficos estadounidenses mostró que las personas que trabajaban en oficinas con ventanas dormían un promedio de 46 minutos más por noche que los trabajadores de oficina sin ventanas.

A los fenómenos negativos de pasar cada vez más tiempo en espacios interiores y no recibir la cantidad necesaria de luz natural durante el día se le suma además que el envejecimiento del parque inmobiliario produce un impacto en la salud de sus habitantes. Los problemas de humedad, calidad del aire o sobrecalentamiento en las viviendas pueden derivar o acentuar problemas de salud como el asma, alteración del sueño o enfermar por gripe. Según datos de ECOFYS, 1 de cada 6 europeos viven en edificios insalubres y el 90% de los edificios existentes en Europa todavía continuarán habitados en 2050.

Persax, líder en el sector de puertas y persianas y fabricante de elementos de protección solar desde el 1976, ha presentado su nuevo sistema Extreme con una seguridad inigualable en la Feria Internacional de Puertas Automáticas, FIPA, con el objetivo de seguir posicionándose en el mercado a nivel internacional con productos de calidad y seguridad extrema que marcan la diferencia.


El sistema Extreme supone un valor añadido en el sector de las persianas o puertas por el alto nivel de seguridad que ofrece. Bajo este criterio Persax ha querido aumentar aún más la resistencia de su producto estrella de seguridad, creando dos lamas que además de ampliar su dureza, permiten la adaptación a todos los anchos del hueco, incluso de hasta 8 metros.


Tal y como afirma Beatriz Ochoa, directora de marketing de Persax "al observar la gran aceptación que ha tenido en el mercado nuestro sistema Extreme hemos ampliado la gama de modelos de lama para poder ofrecer puertas adaptadas a todos los anchos de hueco (hemos ensayado hasta 8 metros de ancho). Hemos adaptado los dos modelos de lama de persiana que ya teníamos (lamas de seguridad V-100 y VS-300) a la guía Extreme, con lo que podemos ofrecer más modelos de persiana con las características de resistencia y seguridad de este sistema, tanto a la presión del viento como frente a un intento de ejercer fuerza sobre la puerta con el fin de acceder al interior".


El sistema de seguridad Extreme está especialmente indicado para zonas donde se requiera un extra de seguridad por el alto índice de robos o con climas extremos, resistiendo a vientos huracanados de más de 300 km/h. Es compatible con lamas VS-150, Segur EC-60 y ahora también con la lama V-100 y la VS-300, haciendo que se adapte a todos los anchos de hueco.


El especial diseño del conjunto lama, tapón y guía genera una unión que limita enormemente la posibilidad de salida de la lama de la guía, lo que aporta un extra de resistencia y seguridad a todo el conjunto de la puerta. "Un diseño fruto del conocimiento y experiencia acumulada de nuestro equipo técnico que está en continua investigación. Lo que nos permite ofrecer al mercado puertas enrollables con unas excelentes prestaciones de resistencia al viento y a presiones para dañar el producto o acceder al interior de las estancias", explica la directora de marketing de Persax. El sistema el sistema V-150 y VS-300 además es autoblocante, lo que le hace capaz de soportar vientos de más de 300 km/h (VS-150 Block-60).


La adaptación con estas nuevas lamas viene también a responder a las necesidades de los nuevos espacios comerciales, industriales, hoteleros y privados de contar con productos con gran resistencia capaces de cubrir huecos de grandes dimensiones. "Con la incorporación de estos sistemas ensayados, certificados y con sus correspondientes Marcados CE, podemos construir puertas enrollables de hasta 8,0 x 5,5m (anchura x altura)" asegura Beatriz Ochoa.
En el sistema V100 Extreme, de lama monopared con acabado plano que le aporta una cuidada estética, se han conseguido dimensiones certificadas de 6,1 x 4,1m (anchura x altura) con Clase 5 (Según UNE-EN 13.241).


Y en el caso del sistema VS300 Extreme, de lama de doble pared autoblocante para una seguridad extra, se han conseguido dimensiones certificadas de 8,0 x 5,5m (anchura x altura) con Clase 5 (Según UNE-EN 13.241).
La consolidada experiencia de Persax en el sector de las puertas le ha hecho ser uno de los grandes protagonistas en esta segunda edición de FIPA. Por su parte, la gran calidad y resistencia del sistema Extreme de Persax ha sido acogido con gran éxito y expectación por los visitantes de una feria que potencia la oferta exportadora de las empresas del sector.

Cortinas, ¿textiles o enrollables?

Comparando la calidad, practicidad, adaptabilidad, diseño y precio.

Cuando decoramos una estancia, tarde o temprano, nos enfrentamos a la decisión sobre si escoger cortinas o enrollables. Con estas líneas queremos dar solución a esta decisión analizando varios aspectos clave objetivamente para tomar la mejor decisión posible.
Antes de empezar, debemos comentar un factor determinante que pocos tienen en cuenta antes de escoger, debemos saber qué tipo de ventana vamos a decorar. Simplificando, hay 4 tipos de ventanas básicamente: Corredera, Fija, Abatible o Practicable o Batiente (las ventanas de toda la vida) y Oscilo-batiente (se abren en horizontal pero también en vertical). Es sumamente importante tener en cuenta este aspecto pues las prestaciones de cada tipo de ventana influirán fuertemente en la decisión que debemos tomar entre cortina textil o enrollable.


En este punto ya encontramos un motivo para decidir, pues la cortina tradicional, al ser de un tejido moldeable y flexible se puede adaptar a muchas posiciones de la ventana, pero el enrollable que tan sólo puede bajarse y subirse en una sola pieza y que no es para nada flexible, tropezará con la ventana si esta se abre hacia dentro en horizontal (pudiéndose rajar la tela por el roce con los cantos), o bien se golpeará contra la ventana si esta se abre en vertical. Los brazos de la ventana impiden que baje el enrollable ya que se quedaría bloqueado en la parte superior de la ventana. La cortina de tejido tradicional se puede enganchar con una abrazadera, con un alzapaños a la pared, incluso la podemos apartar al lateral de la ventana (algunos con cierta "gracia" llegan a atarla a la cinta de la persiana). El tejido tradicional de una cortina es flexible y por ello nos permite sortear la ventana fácilmente, en cambio, los enrollables sólo son aconsejables en el caso de Ventanas Correderas o cristaleras no practicables.


Es cuestión de prioridades en muchos casos, si buscamos insonorizar una habitación o buscamos la eficiencia energética emplearemos seguramente ventanas oscilo-batientes y por ello, la opción de poner un enrollable no será la más adecuada porque impedirá abrir la ventana. En estos casos, la cortina tradicional es la que debemos emplear por comodidad. La opción de colocar un enrollable es buena cuando las ventanas son fijas o correderas. Estas ventanas se suelen emplear para miradores y balcones, es decir, son las ventanas que menos aire dejan entrar y por tanto las que más tiempo pasan cerradas, por ello nos permiten subir y bajar el enrollable. Una vez comentado este primer aspecto esencial, vamos a centrarnos sólo en las características de ambos sistemas para tratar de determinar cuál nos interesa poner en nuestra habitación, comedor o despacho.

 

 Efecto_sombra_chinesca.jpg


Verticalidad. El ser humano tiene mayor ángulo de visión en sentido horizontal que en vertical. Nuestra forma de ver se asemeja más a una fotografía horizontal que a una vertical, por ello las líneas verticales ayudan a romper y delimitar zonas ya que acotan desde dónde hasta dónde llega lo que hay entre medias. Una ventana es una apertura al exterior, por lo que esta visión está acotada por los marcos laterales de la propia ventana. Si colocamos a sus lados una cortina, estamos ayudando a enmarcar las vistas de esa ventana. Un enrollable que se descuelga de forma horizontal, no va a dar esa sensación de delimitación, sino que dará sensación de que hemos recortado las vistas disponibles igual que si cerráramos un poco los párpados.


Exclusividad. Los enrollables se fabrican en cadena prácticamente. Se corta el material plástico con un láser y después se termosella para alargarlo en vertical u horizontal. Las cortinas tradicionales se confeccionan a medida cortando un sólo pedazo de tela por lo que hablamos de 1 pieza. Un profesional del cortinaje, confecciona cada cortina a una medida exacta con un tejido determinado personalizándolo para cada cliente. El enrollable, a pesar de que tiene muchas opciones, suele ser una producción estándar. Realmente el enrollable nació para dar solución a despachos y oficinas, donde es necesario mantener una uniformidad para que todos los empleados tengan un puesto de trabajo idéntico con las mismas características.


Decorativo. En este caso, las cortinas tienen muchas más opciones tan sólo hay que pensar en la cantidad de fabricantes y en el número de referencias disponible de cada sistema. Las opciones de tejido, color y diseño son prácticamente ilimitadas en el caso de la cortina tradicional, por su parte el enrollable cada día presenta más opciones pero no se pueden llegar a comparar hoy en día, tan sólo hay que entrar en una tienda especializada de cortinas y ver la cantidad de muestrarios de textil y los de enrollables. A pesar de que uno tiene más que otro, la gran variedad disponible hace que ambos sistemas tengan muchas opciones por lo que será nuestro gusto estético personal el que dé preferencia a un sistema u otro por encima de los valores objetivos.


Tejidos. El enrollable puede ser básicamente de screen, polyscreen, opaco o translucido, todos con una base de PVC, poliéster y/o de fibra de vidrio. Por su parte, la cortina textil emplea una fuente inagotable de materiales tanto de origen vegetal como animal como artificial, los más habituales serían el algodón, poliéster, seda, lino, sintéticas, viscosa, rayón... Las opciones de los tejidos para cortina son muy superiores a las opciones de tejido plástico de los enrollables, por lo que tenemos muchas más posibilidades a la hora de decorar con una cortina. Es cierto que el tejido de fibra de vidrio que se emplea para un enrollable hoy en día presenta muchos estilos y colores, aún así, la cortina tradicional tiene más opciones. Por otra parte, ambos sistemas pueden disponer de tejido ignífugos, opacos o translúcidos. Pero lo que no pueden tener ambos es caídas, vuelos y movimiento, estas características que definen la calidad de un tejido son propiedad exclusiva de las cortinas tradicionales. El enrollable es una pieza rígida sujetada por una travesera de extremo a extremo, sin embargo la cortina es mecida por el viento, puede arrastrar por el suelo y es mucho más natural en su movimiento.


Limpieza. Si pensamos en que la superficie plástica del enrollable se puede lavar muy fácilmente sin tener que desmontar, estamos frente a una ventaja muy grande. Sin embargo esa limpieza no es tan efectiva como parece en un screen. Lo que realmente ocurre es que repartimos la suciedad por el tejido plástico. La suciedad superior se elimina pero se esparce y se introduce entre los poros y agujeros del tejido plástico por lo que con el tiempo, el color del enrollable empieza a cambiar. La cortina textil también se puede lavar obviamente pero es más complejo hacerlo pues no lo podemos hacer con un simple trapo húmedo, hay que descolgarla primero y eso en principio es más complicado pero una vez en la lavadora, el tejido se limpiará a la perfección. Además las cortinas tradicionales se secan colgadas para que cojan la forma y se planchen de una forma natural por lo que su complejidad al lavarla se reduce a desmontarla.


Visibilidad. En los establecimientos, al hablar de los enrollables, normalmente escuchamos la siguiente frase "quiero ver desde dentro y que no me vean desde fuera" pero por mucho nos digan, esto es imposible. Hay que aclarar que es mentira que un enrollable permita ver desde dentro del hogar y que no te vean desde fuera. Esto es totalmente falso o como mínimo matizable. La influencia del color o la cantidad de luz en el interior y exterior de la estancia, influirán sobre la visibilidad a través del enrollable de igual modo que lo hace el grado de apertura. El color en un tejido, al ser un color pigmento absorbe la luz y refleja la longitud de onda de ese mismo pigmento y por ello vemos un color u otro. Por el día, los colores claros te permiten ver mejor desde dentro y que te vean menos desde fuera, mientras que los colores oscuros de día te permiten ver peor desde interior, pero por la noche te permiten ver mejor el exterior desde dentro. Pero por el contrario, un color blanco, beige o gris (los colores más vendidos en los enrollables), por la noche permitirán una mayor visibilidad del interior sobre todo si tenemos la luz encendida.

 

Cortina_tradicional_decoracion_moderna_industrial_contemporanea.jpg

 

Esto está ligado al segundo aspecto: el tejido del enrollable está definido por el grado de apertura de los micropuntos que forman el tejido. En función del grado de apertura, el enrollable deja pasar más luz o menos. Un grado de apertura superior al 3% significa que desde dentro de la estancia podemos ver el exterior bastante bien (difuminado por el tejido). Cuanto mayor sea el grado mejor se verá a través del enrollable. Si el grado de apertura es del 1% aún se puede ver a través de él aunque con dificultades, todo dependerá de donde hay mayor cantidad de luz (dentro o fuera de la habitación). Incluso aunque el enrollable fuera totalmente opaco, se podría efectuar el conocido efecto de sombra chinesca. Aquí es donde interviene el tercer factor: el hecho de que te vean o no dependerá también de la cantidad de luz que haya dentro o fuera de la estancia. Incluso aunque usemos un enrollable opaco (lo cual no impediría ver desde fuera pero también desde dentro) si en el interior de la estancia hay más luz que fuera (como ocurre por la noche) se produce un efecto sombra chinesca mediante el cual vemos el interior a base de siluetas y sombras mientras que desde dentro no pueden ver si hay alguien al otro lado de la ventana. Si el enrollable tiene un determinado grado de apertura, permitirá ver el interior con mayor nitidez cuanto más abierto sea, lo que es contrario a nuestra intención ver desde dentro y que no nos vean desde fuera. Con un cortina, disponemos de tantos gramajes de tejido, estilos y materiales que es muy complicado generalizar. Todo lo anterior también se aplica a la cortina tradicional, pero lo que sí es cierto es que con la cortina, las ondas que presenta el tejido, evitan la aparición de sombras definidas gracias a las que veríamos perfectamente el perfil de las personas en el interior. Por lo tanto, gracias a esas ondas de la cortina que rompen y distorsionan las sombras, a pesar de tener una cortina blanca, vaporosa y casi translúcida, es más complicado identificar una figura.


Intensidad. La luz que atraviesa la ventana puede ser matizada con ambos sistemas. En ambos influye el grosor del tejido, el color y el tamaño del punto de la cortina (que vendría a ser el equivalente al grado de apertura en el enrollable). En función de ello, entrará más o menos luz. Con el enrollable se crea una luz uniforme ya que es un tejido plano, la cortina crea matices y claro-oscuros. Pensando en un hogar, una cortina textil matiza la entrada de luz, nos permite darle un toque de iluminación a la habitación, sin embargo con un enrollable obtendríamos un resultado más neutro y homogéneo, que podría ser el efecto que estamos buscando. En cambio en un despacho u oficina, la luz filtrada con matices puede suponer un problema a la hora de trabajar o ver la pantalla del ordenador, en este caso sería recomendable usar un enrollable.


Deterioro. Tanto una cortina tradicional como un enrollable se estropean con el tiempo. La diferencia es que en un enrollable la incidencia directa y constante del Sol hace que el tejido de base fibra de vidrio o poliéster, se caliente y se deforme, mientras que en una cortina no existe deformación. El enrollable irá cediendo, deformándose y haciendo como aguas. La cortina no sufrirá en este sentido aunque siempre se puede enganchar con alguna esquina y por tanto pueden saltar los puntos del tejido (aunque esto tiene solución).


Decoloración. Aunque en ambos sistemas influye el color y la calidad de ese color tratado o no para resistir la luz, la verdad es que el Sol es capaz de comérselo todo. En una cortina, el color del tejido irá apagándose, perderá fuerza y viveza. Un enrollable se irá haciendo amarillo y este color, no se eliminará lavándolo con un trapo. Ambos se van a ver afectados por igual, pero a la larga envejece peor el enrollable. Recordad que todo tejido debe tener una garantía de X años y que podemos reclamar si se deteriora demasiado rápido. Esa garantía es habitualmente mayor en los tejidos para cortinas textiles que para los enrollables.


Precio. En este caso el enrollable es el claro vencedor. La mecanización tanto en la producción como en la confección del enrollable, hace que su coste sea mucho menor. Además una cortina emplea una cantidad de tejido superior al enrollable debido al rapport necesario para confeccionar una onda perfecta, una cortina con forma de nido de abeja, de triple pliegue o cualquier estilo que le demos a la forma en la que se recoge la cortina.


Longitud. El modo de confección de un enrollable está limitado. Aunque hay algunos fabricantes que actualmente están especializados en piezas de hasta 6 m de longitud, en la mayoría de casos el largo suele estar entre los 3-5 m. Si queremos hacer un enrollable más largo debemos empalmar por termosellado otra pieza dejando una unión muy visible. Si por ejemplo tenemos varias ventanas seguidas y no queremos ver la unión entre las piezas de PVC, tendremos que emplear enrollables más pequeños, sin embargo, cuando ponemos 2 enrollables pegados, se crea una separación entre ambos debido a los soportes necesarios para sujetar cada sistema. En cuanto a la cortina tradicional, bien sea para una barra de cortina, riel decorativo, riel motorizado o estor, las bobinas son de unos 30 m de longitud por lo que no hay problemas a la hora de confeccionar.


Olor. El enrollable, aunque cada día en menor medida por la evolución en la ingeniería de tejidos, tiene un olor plástico que se hace más evidente cuanto más le pegua el Sol. Este olor plástico suele ser bastante desagradable hasta que nos acostumbramos. En cuanto a la cortina con tejido tradicional, no existe ese olor plástico, pero si no somos aseados y limpiamos periódicamente la cortina, sí se produce un olor a polvo por la falta de cuidado igual que ocurriría con cualquier otro objeto decorativo no limpio en una casa. Al lavar la cortina textil en la lavadora el olor a polvo desaparece pero el olor del enrollable persiste aunque se limpie.


Estilo. Hoy en día hay colores, formas, dibujos... para todos los gustos y tanto para cortinas como para enrollables, de hecho el enrollable puede tener hasta una imagen impresa sobre el tejido screen. Cierto es que la cortina textil tiene muchas más opciones que el enrollable y por ello, al ser una confección a medida conseguirá una mayor cercanía al estilo que nos gusta. Ambos sistemas pueden adaptarse a muchas circunstancias y será cuestión de gustos decidir si queda mejor uno u otro. El enrollable nace en las oficinas y despachos, es más frío y debido a que es un producto masificado y estándar, es el comprador quien lo suele adaptar a sus necesidades escogiendo entre una opciones más reducidas, pero no por ellas pocas opciones. La cortina tradicional, se confecciona a la medida, necesita de un profesional para personalizarla en una vivienda y por tanto será más irrepetible y única que el enrollable. También es cierto que la cortina da un toque más cálido y elegante, pero será el gusto personal quien acabe por imponerse y decidiendo un sistema u otro. El enrollable es algo moderno muy unido a la decoración blanca y minimalista. La cortina siempre se ha empleado y aunque ha pasado etapas en las que el enrollable ha sido más vendido, siempre ha estado ahí y siempre estará ahí porque hay usos que el enrollable no puede suplir. La cortina tradicional hace tiempo que ha vuelto con la misma fuerza que antes por lo que se deduce que hay modas y tendencias en el mercado, pero siempre será eterna y no pasará de moda.


Persianas. En muchas casas, sobre todo por el norte de España, existen cajones para las persianas en el interior de la casa. Normalmente estos cajones están arriba de las ventanas por lo que a veces, instalar una cortina es complicado a no ser que dispongamos de soportes de diferentes formas y tamaños para sortear la caja. El enrollable tiene un peso menor y un soporte muy sencillo que ocupa poco espacio. Normalmente en el Norte prefieren el sistema de enrollable por este motivo, por la facilidad de instalación en este caso particular ya que tienen un obstáculo como es la caja de la persiana. Ciertamente también podemos instalar una barra de cortina, un estor, un panel japonés o un riel perfectamente, pero el instalador tendrá que dedicarle un poco más de ingenio y de tiempo. Una vez instalados, el enrollable si está puesto enfrente de la caja de la persiana quedará muy separado de la ventana, y si tiene espacio y se puede colocar debajo de la caja de la persiana, su efecto será el habitual. La cortina textil suele pesar un poco más (a no ser que sea un visillo) y por lo general es más difícil colocarla cuando estas cajas de persiana están presentes.


Instalación. En relación a este último punto, los sistemas en los que se coloca una cortina textil tradicional (barras de cortina, estores, rieles...) disponen de múltiples opciones de instalación. Existen soportes sencillos y dobles, se pueden instalar a pared, a techo, a frente, al lateral o dintel, también disponemos de soportes extensibles, soportes de refuerzo, soportes cortos y largos, incluso soportes técnicos. Los enrollables disponen de soportes sencillo, doble, corto, largo y que se pueden instalar a pared o techo. Las posibilidades para instalar una cortina tradicional son mayores siempre y cuando el peso no suponga un problema.


Curvas y Esquinas. Si necesitamos cubrir un espacio con una cortina textil o un enrollable pero este espacio presenta una curva continua, el enrollable no se puede curvar pero sí podemos optar por rieles curvados (manuales, a cordón o incluso motorizados). En el caso de una esquina de 90°, encontramos una solución pero sólo si empleamos estores y rieles para cortinas tradicionales ya que se pueden emplear codos y unir 2 sistemas para que funcionen al mismo tiempo, incluso con sistemas motorizados. En el caso del enrollable no existe la opción de curvar y para sortear una esquina debemos instalar 2 enrollables, uno a cada lado de la esquina.


Aislante. Debido a la refracción de la luz, es decir al ángulo de incidencia de la luz sobre la ventana, sumado al material con el cual se confeccionan los enrollables, el comportamiento de éste como aislante térmico es superior a la cortina textil. El enrollable al estar plano pegado prácticamente al cristal de la ventana, crea una especie de cámara aislante entre el cristal y la estancia. La cortina textil, normalmente no es plana y debido a que tiene más vuelo y es más flexible, no está quieta y plana enfrente del cristal, por ello no llegará a crear una capa aislante protectora del interior. El enrollable tiene mejor coeficiente de eficiencia energética que las cortinas textiles.

 

 

Espero que os hayan servido estas líneas para tener las ideas más claras. La gente de a pie no solemos saber qué es la fibra de vidrio ni cómo se cuida. Tampoco solemos preguntar si el tejido de la cortina encogerá al lavarlo y por todo ello nos entran las dudas en el proceso de compra.
Es curioso que si buscamos en Internet y medios de comunicación encontraremos muchos posts sobre si es mejor un estor o un enrollable, un enrollable o un panel japonés, cuando en realidad son sistemas muy parecidos. Pero no encontramos en ningún sitio una comparativa entre la cortina de tejido tradicional o un enrollable. No sé a qué será debido, seguramente a que cualquier persona puede creer que es capaz de ponerse un enrollable (por ello son tan vendidos en las grandes superficies, su estandarización ha hecho de este producto algo genérico, masivo, que ha pasado de emplearse en un despacho a introducirse en el hogar). El enrollable no requiere de un gran profesional sin embargo, una cortina sí que necesita de ayuda por su carácter exclusivo y personalizado, tal vez por ello, no hay estudios profesionales sobre qué es mejor un enrollable o una cortina textil, puesto que es mejor crear informaciones parciales que permitan al consumidor equivocarse en la decisión ya que de ese modo hace doble gasto, la primera compra y la inversión arreglando esa primera compra.


A continuación exponemos una guía rápida para que podamos sacar conclusiones rápidas. (Todo está matizado en las líneas anteriores).
Como conclusión diremos que es posible que tras un periodo en el que el enrollable ha causado furor entre el público, posiblemente promovido por las grandes superficies y la filosofía de "háztelo tú mismo" (DIY, Do it Yourself) que han ocasionado un aumento de sus ventas en contra de las empresas especializadas en la decoración y del cortinaje, haya llegado a su fin seguramente por todas las características anteriormente descritas.


Actualmente el mercado se está enfocando de nuevo a las cortinas textiles tradicionales. Esto demuestra que el concepto del enrollable en el interior del hogar no es lo que la gente esperaba ya que no son tantas las ventajas frente a la cortina textil. Al principio, un enrollable supone un ahorro considerable, sin embargo los problemas en la instalación cuando lo hace uno mismo siguiendo el concepto DIY que tanto ha beneficiado a las grandes superficies especializadas en bricolaje, han llevado a muchos a desembolsar una cantidad mayor de la esperada al haberse equivocado en la decisión, en la instalación o en el mal uso del producto.


Las empresas del cortinaje y la decoración, especializadas y profesionales, habitualmente venden lo que el público les pide pero si les permiten recomendar, pocas veces recomiendan un enrollable. Este factor ha sido determinante para el regreso de la cortina tradicional confeccionada en exclusividad y a medida.
Es la cortina textil la que gracias a la aparición de nuevas formas modernas de confeccionar una cortina como es la aparición de la onda perfecta, las novedades en ollaos lavables en lavadora incluso con agua caliente, nuevos tipos de soportes y anillas... la que está ocupando cada vez un mayor segmento del mercado, sobre todo en el interior de los hogares y también en exteriores. Por su parte, el enrollable es el líder indiscutible en despachos y oficinas y en decoraciones minimalistas desde hace tiempo y no parece que esta situación vaya a remitir tal y como ha pasado en los hogares españoles.

Comodidad al aire libre para cada terraza

Las cubiertas de terraza resistentes al viento ayudan a crear un espacio exterior adicional durante todo el año

Una cubierta de terraza no solo es perfecta para jardines grandes o inmensas terrazas junto a una piscina; también han demostrado su valor añadido en una terraza en la azotea o en un ático, muchas plantas sobre el nivel de la calle. Esto es especialmente cierto porque puede crear una sala al aire libre adicional, que se puede disfrutar durante todo el año, en una cantidad limitada de espacio.

La resistencia al viento y la durabilidad de los revestimientos de terrazas son de importancia crítica para las terrazas y los áticos; después de todo, a esa altura, estos están sujetos a fuertes vientos y otras condiciones climáticas que las del nivel del suelo. Es por eso que Renson llevó sus cubiertas de terraza a las zonas costeras más sensibles a los huracanes de la Florida, donde Camargue resistió todas las pruebas con éxito y obtuvo el certificado "Miami Dade". Las bases de montaje reforzadas también ayudan a aumentar la resistencia al viento para los revestimientos de terrazas que se instalan más arriba de lo normal.

Las pantallas a prueba de viento son una opción especialmente interesante para que los lados de una terraza en la azotea ofrezcan protección debajo de su terraza que cubre el viento que a menudo se desata en esas alturas. Gracias a una resistencia al viento de hasta 60 km / h, las pantallas Renson son más que adecuadas para su uso en lo alto de un edificio. Un sensor de viento opcional cierra las lamas del techo y retira las pantallas para evitar daños cuando el viento sopla con fuerza.

Los revestimientos de terraza de Algarve, Camargue y Camargue Skye con techos ajustables (e incluso deslizantes, en el caso del Skye) son adecuados para estos usos, al igual que los revestimientos de terraza de Renson con techos de pantalla (Lapure).

Todos estos revestimientos de terraza también pueden combinarse perfectamente entre sí para incluir una terraza completa. Además, como pueden personalizarse, funcionan bien en cualquier proyecto.

Numerosas opciones, como una viga de calor y sonido, paneles de vidrio deslizantes, pantallas, iluminación LED, láminas de vidrio en el techo, etc., permiten utilizar la cubierta de la terraza para crear un espacio exterior lujoso con todas las comodidades.

Otro aspecto importante es que se puede construir una cubierta de terraza en una fachada con ventanas grandes, por lo que funciona como protección solar estructural para regular la cantidad de sol que entra y evitar que el interior de la casa se sobrecaliente en los días calurosos.

BAT Ibérica presenta Screeny BOX

Es la nueva cortina enrollable aplicable al compacto con aislamiento térmico o el arte de iluminar los espacios habitables aprovechando la luz solar.

El confort visual es un parámetro fundamental de comodidad en las viviendas: BAT Ibérica es consciente de ello. Gracias al sistema Screeny, ideal para cerramientos exteriores de ventanas y muros cortina, responde a los cánones de la iluminación natural, la cultura de diseñar arquitecturas abiertas a la luz y la atención a los acabados de las superficies que maximizan el confort visual y reducen el consumo de energía.

Screeny BOX es la novedad del 2018 que completa la gama Screeny, como suma de la alta tecnología industrial desarrollada a lo largo de los años por la empresa y el refinamiento de su diseño italiano. Se trata de una cortina enrollable diseñada para ser instalada en monobloc con aislamiento térmico y está equipada con una guía ZIP, que, combinada con el uso de tejidos técnicos, regula la entrada de energía solar.

Screeny BOX está equipado con un sistema patentado de fijación rápida: una solución que consiste en un soporte retráctil de tamaño reducido y de impacto estético mínimo, particularmente indicado en instalaciones donde la combinación de diseño, funcionalidad y ahorro de energía es importante. El producto se compone de elementos que permiten una fácil instalación y acceso rápido para el mantenimiento.

Cuando se completa la instalación, el toldo queda completamente oculto, dejando el hueco de la ventana libre de cualquier obstáculo. El producto se puede confeccionar con una amplia gama de tejidos, de diversas características técnicas y cromáticas. El toldo se suministra de serie con un sistema motorizado con amplias posibilidades de conexión a sistemas de domótica.

Nacido del constante compromiso en la investigación e innovación de BAT Ibérica, Screeny BOX es un sistema versátil que se integra perfectamente en las arquitecturas modernas y que, al adaptarse a los principales sistemas monobloc con aislamiento térmico, garantiza un rendimiento impecable y de altos estándares.

Características técnicas
Dimensiones máximas: ancho 5 m x altura 3 m
Sistema de motorización de serie
Sistema zip estándar
Combinable con una amplia gama y tipos de monoblocs aislantes
Terminal oculto: cuando la cortina está cerrada, el terminal queda empotrado en el techo.
Amplia gama de tejidos técnicos tanto para oscurecimiento como para filtración de la luz.
Los componentes se pueden lacar en cualquier color de la carta RAL.

Weinor gana el Iconic Awards por su toldo pérgola

Los toldos de pérgola Plaza Viva del fabricante de productos de protección solar Weinor han recibido el Iconic Award 2019 en la categoría de equipamiento para edificios. Los Iconic Awards constituyen el galardón por excelencia en el sector del interiorismo exclusivo. No obstante, la tendencia cada vez más acusada hacia el "Outdoor-Living", con su fusión entre la sala de estar y la terraza, ha dado lugar a la concesión de premios en la categoría de exteriores.

El jurado ha valorado especialmente su diseño moderno y sobrio, adaptable a cualquier fachada. Este toldo de pérgola está diseñado de tal forma que las uniones atornilladas quedan ocultas y no se aprecian desde el exterior, al tiempo que la iluminación LED queda integrada de un modo elegante en el cajón. Otra novedad del toldo Plaza Viva es la protección inteligente contra la lluvia, que ofrece gracias a los soportes telescópicos abatibles que permiten drenar el agua de manera eficaz.


Los Iconic Awards
Iconic Awards: Innovative Interior tiene como objetivo descubrir y premiar lo mejor de cada sector en el ámbito del interiorismo. El certamen se centra en la valoración integral de un concepto, según el cual el mobiliario, la iluminación y los artículos para exteriores dejan de percibirse como elementos solitarios para formar parte de un espacio interior integral, capaz de proporcionar a la persona que los habita la posibilidad de crear un lugar que refleje su propia identidad. La concesión de los Iconic Awards es competencia de un jurado experto e independiente, compuesto por representantes de diversos ámbitos, como el diseño, la distribución comercial y los medios de comunicación.

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLÍTICA DE COOKIES

Una cookie es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

En este sitio web se utilizan las siguientes cookies que se detallan a continuación:

  • cookies estrictamente necesarias para la prestación de determinados servicios solicitados expresamente por el usuario: si se desactivan estas cookies, no podrá recibir correctamente nuestros contenidos y servicios; y
  • cookies analíticas, las cuales ayudan a proporionar datos estadísticos de uso de la web para mejorar en el contenido y servicio que ofrecemos.

DESACTIVACIÓN DE COOKIES

El usuario podrá -en cualquier momento- elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador: